domingo, 24 de julio de 2011

Yo aún recuerdo cuando viajar en avión era algo relajado y bastante elegante y todo el personal, el de tierra y el del aire, te trataban bien, incluso los pilotos que siempre han sido unos pijos, hacían el paripé y saludaban al pasaje, las azafatas eran monas y te regalaban periódicos, que podías elegir. También te daban un zumo asqueroso que todo el mundo criticaba.
Añoro aquellos tiempos y añoro aquel zumo, ahora viajar en avión es un horror. Entre la avaricia de las compañias y la psicosis de la seguridad han convertido el viaje en una pesadilla.
Pasado el mal rato de tener que meter la maleta en aquel artefacto medidor, hora y media de pie a las cuatro de la mañana a expensas del humor de una estúpida impertinente, cuando por fin consigues subir al aparato y sentarte empieza el numerito de las ventas variadas, que si tabaco sin humo, que si lotería de rasca-rasca, que si perfumes polvorientos...para acabar con el otro numerito de las trompetas triunfales al llegar a Roma, que mas bien pareciamos un remedo de las legiones romanas pasadas por el Prica.
Un espanto.
No vuelvo a viajar con Ryanair, prefiero el tren.
Y es que mi viaje a esta isla, Salina, esta segunda vez, ha sido complicado.
La primera vez vine por Palermo y allá cogí un barco, un aliscafo le llaman,-palabra que suena a 20.000 leguas de viaje submarino- y que me dejó, despues de cinco horas, en la isla.
Ahora he ido primero en avion a Roma, allí he cogido un tren a Nápoles, y allá el aliscafo a Las Eolias. Contando el taxi desde casa a El Prat, el bus desde Ciampino a Roma Términi y el metro en Nápoles desde la estación central a Mergellina, el puerto, creo que sólo me faltan la bicicleta, la moto y el globo para completar todo el tema transporte.
Salí de casa a las 4 menos cuarto de la madrugada y llegué a Salina a las 9 de la noche entre bastantes olas ya que hacia mala mar.
En fin, un poco como la Iliada pero sin Neptunos ni sirenas.
Hay que tener bastantes ganas.
Yo las tengo.
Me empecé a recuperar delante de un plato de "espaguetti al pesto eoliano" y "calamares rellenos a la malvasia".
Es lo que tengo qque me olvido pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada