sábado, 13 de junio de 2015

Fechas señaladas


El otro día cumplí 60 años, y aunque no soy muy de fiestas, me apetecía hacer algo especial para celebrarlo.
Como disfruto de un jardín estupendo y en junio suele hacer un tiempo magnifico, ideé una cena informal con algo más. Ese algo más fue una especie de teatrillo/performance basado en un texto que escribí para tal ocasión: "Cómo he llegado hasta aquí" se llama.
Fue dirigido y representado por mi hija actriz, Bruna Cusí ( que no es porque sea mi hija, pero es un fenómeno) apoyada por sus hermanas y una invitada de mi edad, también actriz, Montse García Sagués, que quiso colaborar con ellas.
Tengo que confesar que la cosa era un experimento. Dado que me encanta escribir y me propongo hacerlo más en serio, quería saber si lo que yo escribo tiene sentido para los demás, interesa y sobre todo, divierte, algo para mí fundamental.
Pude constatar que la cosa tuvo mucho éxito, ellas lo hicieron fenomenal, el marco era incomparable, el público ( unas 80 personas) estaba entregado y encantado y no puedo estar más satisfecha de como se desarrolló el experimento.
Encima se lo comieron y bebieron casi todo y para postre el barça gano la champions, cosa que era importantísima para gran parte de mis invitados y que pudieron ver en una pantalla que montamos a tal fin.

Aún estoy agotada de la organización , pero como mucha gente me pide el texto, he decidido publicarlo aquí, explicando un poco como se hizo y con las músicas tal como yo quería que sonaran, que quizás fue lo que más me falló.
Como me dijo mi hermano, "me ha encantado esta dramatización de tu vida...", este texto es eso: una dramatización de mi vida, aunque tampoco quiere decir que sea exactamente mi vida. Hay unas cuantas licencias literarias, exageraciones y demás. No os lo creáis todo a pies juntillas, es una aproximación, eso es todo.
Espero que os guste


Suena esta preciosa versión y antes de seguir, he de decir que las canciones que he elegido, no tienen, la mayor parte de las veces, nada que ver con el texto, solo a mi me lo parece,  y por causas que serían demasiado largas de explicar.

Ahora me gustaría que saliera aquí directamente pero no sé si sabré hacerlo...
 


Cómo he llegado hasta aquí

Una cría de 7 años
La caravana

Son unos 4 o 5 carromatos bastante polvorientos, hombres y mujeres de edades diversas y montones de niños llenos de mocos; además de un batiburrillo de colchones de colorines, campanillas, cuerdas y cubos de hojalata, jaulas, perros, cabras y otros animales, y por supuesto, los caballos y las mulas con sus cascabeles.
Son un grupo muy festivo y yo no entiendo por qué siempre los mayores se preocupan tanto:
¡Que vienen los gitanos…¡ más bien parece que vengan Atila y los hunos…
Las mujeres jóvenes van andando, cargando con algún bebé mamón y unos cuantos churumbeles corretean alrededor de sus amplias y coloridas faldas; van haciendo un recorrido en abanico un poco por detrás de los carros, supongo que para ir arramblando, pidiendo o negociando el material interesante que encuentran en su recorrido.
El Espolón, tan grande, está  extrañamente vacío y  todos mis hermanos han desaparecido momentáneamente, me he quedado sola con las bicicletas en la glorieta de la entrada, que está abierta al paseo, -no es que nadie me lo haya mandado, -que las vigile-, todos nosotros lo hacemos siempre -, la bici es como un tesoro, y además, estoy esperando mi turno para usarla; Y es que, aunque en casa fabrican bicicletas, las chicas solo tenemos dos, una pequeña azul y una grande verde con redes de colorines en las ruedas, y da igual si no se ajustan a tu tamaño.

No la he visto venir, pero en un segundo, ya tiene bien agarrada la bici pequeña por el manillar y se dispone a llevársela mirándome desafiante desde sus pocos años, con unos ojos preciosos que asoman bajo la mugre que la cubre.
Yo también la cojo y le digo: “es mía”, me mira con todo el desprecio del mundo durante unos segundos en los que parece que se solidifica el aire, suelta el manillar y me pega un bofetón que aun me escuece, ni siquiera habla, no me insulta; se va digna como una princesa egipcia con andares de gato y, por un momento, estoy a punto de correr detrás de ella, -regalársela-, arreglar la injusticia tremenda de que yo tenga un trozo de bicicleta y ella ninguno, de que yo sea una niña con un vestidito limpio y merienda de pan con chocolate, de que yo tenga cuentos y un jardín con una verja larguísima con puntas de lanza, que me protege del exterior, de lo desconocido…
No lo hago.
Me quedo allá como una tontainas y totalmente humillada, cuando lo que me gustaría de verdad, es hacerme amiga suya, que me adopte su familia, no tener que llevar el mismo vestido que mis hermanas,…irme con ellos a recorrer el mundo y dormir al raso bajo las estrellas, robar gallinas y bicicletas…







 

  

15 años
Metamorfosis

Cómo y cuando me he ido convirtiendo en cisne, ni lo sé, ni me lo creo.
No soy yo.
No me reconozco.
Nadie me lo ha dicho.
Si fuera verdad, en casa se habrían dado cuenta, ¿no?, -me hubieran avisado-, lo hubieran comentado…
Por si acaso, no voy a preguntar, estoy segura de que la imagen de esa chica tan delgadita y tan mona que me devuelven las fotografías no soy yo…



Me ha invitado a salir el veraneante más guapo de la playa, un chico bronceado como un hawaiano, que lleva unas camisas impolutamente blancas.
Somos vecinos de caseta.
¡Qué nervios!
Me encanta, estoy emocionada, increíblemente me ha elegido a mí…
Hemos quedado delante de la iglesia.
A las 6.30.
Vale.



Llego y me invita a entrar en misa.
¿A misa?
¿De verdad?
¿Ese es el plan?
¡No me lo puedo creer!
Ahora que he conseguido librarme de esas monjas odiosas…
Este chico es idiota.

Todo me pone furiosa y de muy mal humor.
No pienso hablar de nada con nadie y no quiero que nadie me hable nunca más.
Los tíos son subnormales.

Quiero desaparecer
Debería haberme ido con los gitanos








 Días de furia
¿Quién quiere tener 20 años?

Quiero volver a casa.
Quiero volver con mi amor.
Quiero volver a Bilbao; dicen que es muy gris, pero a mí me encanta.
Bilbao es de un gris húmedo, verde.
Barcelona es de un gris  polvoriento y seco.

Quiero no habernos ido
Quiero volver con mi amor.
Este piso en que vivimos es horroroso
Esta calle es triste
Este barrio es feo
Quiero volver con mi amor.

Esta ciudad de medianeras es horrible, es hostil, es demasiado grande y está llena de “grises”
Si bajas por Balmes, cuando llegas a Gran Vía, están las aceras llenas de ellos.
Pegan mucho con la porra.
Se colocan alineados a lo largo de la pared con esa cara de perro… ¡me da pánico pasar por delante!, y encima, como yo no voy a la universidad no puedo ir a las asambleas (solo las de vecinos) y no me entero de nada...
Mi vida es muy poco interesante.
Todo es deprimente, hace mucho calor, mucha humedad y también mucho frío
Quiero volver con mi amor.
La  escuela es un desastre, no aprendo nada de nada y tampoco sé si quiero aprender lo que ellos quieren enseñarme.
Todo es en blanco y negro ¿o solo me lo parece a mí?
Hasta las pelis de arte y ensayo son grises o lo parecen.
La mayor parte de las veces no las entiendo, pero hago ver que si, por si así parezco más interesante.
Me esfuerzo por serlo pero no lo consigo.
Opto por hablar poco.
Dibujo, pero no me gusta nada lo que hago.
En general me veo como una farsante.
Soy una farsante la mayor parte del tiempo.

He encontrado un trabajo en una tienda de ropa, y esto es lo único colorido que parece tener esta temporada; con lo que consiga ahorrar me voy a ir de viaje a una isla, Formentera se llama.

En Formentera parece que hay unos que son como gitanos pero se llaman hippies, quién sabe, a lo mejor me quedo con ellos…
Aunque lo que de verdad quiero es volver con mi amor.






Después de la tormenta siempre llega la calma…
Entrando en la treintena

No me quedé en Formentera, a pesar de que parecía el paraíso, pero aun conservo y lo tendré por mucho tiempo, el primer pareo que se vio por esas costas.
Es de color amarillo huevo y tiene unos dibujos muy bonitos en color marrón obscuro casi negro.
Me quedaba estupendo y aunque me costó una pasta, ha sido una buena inversión.
Mis hijas aún jugarán a disfrazarse con él.

Mis hijas.
Entre los 29 y los 36, he tenido 3.
En general he tenido pocas ideas claras en mi vida, pero quizás de las únicas, la que más, es la de ser madre y esa la he conseguido.
Primero encontré un padre para ellas y me casé con él.
De la boda solo tengo recuerdos borrosos porque me quité las gafas para estar más mona, (no hay novias con gafas) y no me pude poner las lentillas por un problema de alergia que tenia.
 Pues eso, que solo recuerdo sombras…, encima, por diferentes motivos aun hoy no aclarados, no hay casi fotos ni película del evento, por lo que solo me queda el marido y el traje.
En casa de mis padres hay una fotografía en la que estamos saliendo de la iglesia, pero la luz se va comiendo el color y ya casi ni se nos ve, estamos desapareciendo poco a poco…
El ha sido buena elección, a los hechos me remito: no hay más que verlas, que monas y que espabiladas son…

Ser madre es muy difícil y muy fácil a la vez.
Es agotador pero muy satisfactorio.
Ser mujer es muy difícil
Ser mujer de un hombre es muy difícil siempre

Mi estilo como madre, es hacer siempre lo contrario de lo que hacia la mía.
Es un método poco científico pero resultón, aunque de vez en cuando se me descontrola y me salen el Rh de Bilbao y me veo a mi misma diciendo cosas que había jurado que no diría y haciendo cosas que había dicho que no iba a hacer, pero en general creo que lo estoy consiguiendo.
Ya veremos que dicen ellas cuando sean mayores.

De momento son mías, son mis niñas, con esas caritas tan preciosas...y yo soy para ellas una diosa.
A veces…

La mayor, tan espabilada y graciosa, tan despierta, siempre preguntando, queriendo saberlo todo.
Agotadora.
La segunda, tan alegre y cariñosa, tan intensa, siempre jugando y trepando por ahí, poniéndome el corazón en un puño.
Agotadora.
Y mi chiquitina, este bebé diminuto, este milagro de niña, con su manita siempre agarrada de mi jersey, y esa voz tan finita, tan finita, que apenas la oigo…
Tan buena y tan fácil, tan preciosa con esos ojazos del color del mar mediterráneo...
Las tres tan distintas y tan parecidas.
Mis tesoros

Sigo dibujando pero no me gusta lo que hago…
Ser madre, ser mujer, ser creativa, ser trabajadora y estar buena (de salud y de físico), es lo más difícil del todo.

Ahora no me puedo ir a ningún sitio, tengo que ir a comprar mandarinas…





 
Crisis Crazy
Una década complicada

Crisis.
Loca crisis
¿Quien habló de calma…?

Marejadilla, mar de fondo, tormenta veraniega… más bien  una galerna traidora nos está dejando desarbolados…
Esto no acabará bien

La menopausia.
Vaya. De eso parece que no se puede hablar.
Tengo unos accesos de ira tan súbitos que me impresionan hasta a mí.
Las niñas dicen que grito mucho.
Es verdad: grito mucho. GRITO MUCHO.
No sé qué me pasa.
O si
Cuando llego por la tarde a casa del trabajo y me encuentro todo tal cual lo he dejado por la mañana, grito. Mucho. GRITO MUCHO.

Todo parece estar siempre en conflicto, la cocina empantanada de platos sucios, las camas sin hacer o muy mal hechas, el cuarto de baño siempre ocupado, o inundado, o ocupado, o inundado…las niñas discutiendo entre ellas, o haciéndose cómplices para conseguir algo y discutiendo conmigo o con su padre, su padre y yo discutiendo…y vuelta a empezar

Los días buenos no discutimos, nos queremos mucho, y reímos y hablamos y la casa esta extrañamente silenciosa y acogedora.
Viajamos, hacemos cosas juntos.
La mayor parte del tiempo somos bastante felices.

Pero ellas sí que se van a ir.
Ya han empezado a hacerlo
Primero un fin de semana, después un mes, luego un verano, el curso que viene seis meses…
Esto es imparable.

Tengo tanta energía sin utilizar y es tan frustrante, que para no gritar más, decido salvar un jardín.

Y hago cosas que nunca había hecho:
paro a gente que no conozco de nada por la calle, consigo que se reúnan conmigo en iglesias protestantes, organizo una manifestación surrealista en este barrio pijo en que vivo, pierdo totalmente el sentido del ridículo, me invento acciones absurdas y la gente me sigue, me abandona, me sigue, me abandona y me sigue; la tele local me ignora, los periódicos me ignoran, mucha gente me ignora, avergüenzo a mis niñas, avergüenzo a mis vecinos, pero no me avergüenzo a mí misma, y así me paso años dando la lata a diestro y siniestro, me convierto en la excéntrica del barrio, me conocen hasta los semáforos, hago amigos para siempre…
Pero al fin, consigo/conseguimos el jardín y el hecho de que el día de la inauguración prácticamente se nos ignore, me da exactamente igual, porque he conseguido cosas que ni sabía que buscaba.
¿Satisfacción?
¿Orgullo?
¿Gritar menos?
¿Gritar fuera de casa?
¿Qué acabe por fin esta década tan complicada?

Como ya se veía venir, acaba bien, regular y mal
Unos se van
Otros se irán pronto
Alguno se irá para siempre, como papá, sin avisar.

Y yo aquí,
Viendo pasar los carromatos.


 



La edad de la amistad
Los 50

Mis amigas son fundamentales en esta época de mi vida
Sé estar sola, me gusta, no me importa, pero no podría prescindir de ellas
Son tan diferentes entre ellas, como lo pueden ser conmigo.
De hecho somos amigas casi por casualidad, los maridos, esas cosas…
Ellos también son amigos, pero no es lo mismo, no sé por qué y eso que les quiero mucho…
A veces me asombra que seamos amigas.
No coincidimos ni en gustos, ni en aficiones, ni siquiera en política
En política casi que lo que menos, mejor no hablar…pero también hablamos.
Discutimos.
Discutimos mucho.
Pero si las necesito siempre están ahí.
Lo mismo me ponen el hombro para llorar, que las copas para celebrar
Lo mismo son jardineras, que estilistas, incluso hacen la mudanza y siempre, siempre están dispuestas a lo que sea.
A veces me irritan, las mataría
Muchas veces les irrito yo a ellas, me matarían
Pero no nos matamos, al revés, a veces nos reímos tanto, y de tales tonterías que más parece que hayamos vuelto al colegio, aunque al minuto siguiente podemos hablar de cosas muy serias, e incluso podríamos arreglar el mundo…

Si nos dejaran a las mujeres, todo funcionaria mejor
El mundo funcionaria mejor.
Somos currantas a tope y encima somos multitarea
No tenemos pereza, ni vergüenza, no se nos caen los anillos.
Somos algo insensatas pero creativas
Somos incansables y decididas.
A ver.
Mirad alrededor
El mundo está lleno de mujeres estupendas
Todos los días conozco una nueva
Desgraciadamente no puedo decir lo mismo de los hombres
Solamente conozco hombres estupendos una vez al mes
Y están pillaos
O son muy mayores
O son muy jóvenes
Y eso que me gustan
Me gustan mucho
Los hombres me encantan

Hay uno jovencito que me encanta
Tiene exactamente la edad que necesito yo para hacerlo mío, mangonearlo, llevarlo de aquí para allá, comérmelo a besos, susurrarle tonterías en la oreja, cantarle todas las canciones del Rh, y que le gusten, contemplarlo desnudo, hacerle cosquillas, bañarle y decirle que es el más guapo y el más listo del mundo.
Además es francés y medio pelirrojo
Que más quiero



Al final me he ido yo
Pero no he llegado muy lejos
O quizás si
Tengo una casa preciosa
Tengo un jardín estupendo
Tengo un paisaje magnifico
Tengo unas hijas maravillosas no muy lejos de aquí
Tengo un nieto monísimo
Tengo unos amigos fantásticos que van y vienen
Nada de ello es mío
Solo lo disfruto y, creedme, lo disfruto intensamente
Soy rica
¡Soy muy rica¡


En realidad he recuperado dos de las cosas que más me gustaban de cría
Coser y escribir
Ahora ya casi no dibujo, no sé por qué
Ahora coso y escribo
Ahora escribo y coso
Y coso como si escribiera
Y escribo como si cosiera


Y es que yo quería ser escritora y ahora me doy cuenta, de que abandoné la idea como abandoné mi huida con los gitanos…

También tengo una perra
Txakurra
Esta sí que es mía
De hecho ella se cree que soy su mamá

La verdad es que ésta sí que tiene pinta de ir detrás de un carro…

viernes, 6 de marzo de 2015

Llamadme Bond, Carmen Bond


Noticias que me alegran el día:

Los ingleses, que son algo raritos pero bastante más civilizados que nosotros, han pedido a sus servicios secretos a través del parlamento, mayor diversidad en el reclutamiento de espías, bueno, concretamente, han dicho que se dejen de chorradas y en vez de reclutar siempre al mismo tipo de tío amorfo con gabardina y maletín, empiecen de una vez a diversificar y, sobre todo recomiendan contratar a mujeres, madres de mediana edad, de profesiones variadas, y eso, dicen, es necesario para proporcionar una mejor respuesta a las amenazas actuales. 
Menos mal que al fin, alguien se ha dado cuenta: a una madre normal no se le pasa una, es un fenómeno de la naturaleza. 
Cualquier cambio imperceptible, indicio, asomo o mínima alteración en la conducta de un hijo es para una madre, una prueba de que a su retoño le pasa alguna cosa, buena o mala, ya se verá. 
Ahí empieza una misión delícadísima en que lo primordial es que el susodicho no se entere de la vigilancia intensiva y disimulada, a la que va a ser sometido hasta averiguar algo. 
¿O no?
Si a una madre española actual, le quitas el hijo que ya no está tan a su alcance por erasmus o simplemente por emigración, y le pones una nómina en libras esterlinas, francamente chicos, hasta yo me voy a plantear presentar mi currículum allá donde sea, ya que creo, pecando de inmodestia, que sería una espía fenomenal. 
Y es que ya sin serlo, he resuelto montones de casos misteriosos a mi alrededor. 
Por ejemplo, una cosa que resuelvo mucho son los argumentos de las películas. Nada mas empezar, en las dos o tres primeras escenas, ya sé cómo acabarán. De hecho mis hijas, de pequeñas, se asombraban de que supiera de antemano el argumento y ya, de más mayores, no me dejaban hablar hasta el final.
Eso me pasa también muchísimo con los libros, y es que creo que ya me sé casi todos los argumentos, por supuesto no acabo la mayoría...
También tengo muchísima facilidad para, por ejemplo, en un restaurante, cafetería o similar, escuchar diferentes conversaciones, sin perder nunca el hilo de la mía y sin que se den cuenta los que me acompañan. 
Que conste que no me interesan nada lo que puedan explicar sino la situación en si y el juego de adivinar qué, quién y cómo son las relaciones entre ellos.
¿Soy cotilla?
No, yo no lo creo. Soy curiosa, que es muy diferente.
Me interesan las historias y los comportamientos humanos y me divierte mucho la observación, además tengo mucha paciencia. Eso es fundamental para este trabajo.
Es como leer una novela y a mi me apasiona leer.
Francamente creo que es un trabajo ideal para mi y si este fuera un país normal, me presentaría en el Cesid, pero no lo veo , a mi me va más tipo inglés y aunque no domino el idioma, también habrá que espiar por aquí, en el exterior, de su parte. 
De hecho hay un tipo en un pueblo de por aquí cerca, del que no voy a decir el nombre, claro, que hace tiempo que creo que es de la CIA, y no lo digo en broma, lo que pasa que no me cree nadie...,cualquier día sale en los periódicos y vereis como yo tenía razón.
Por cierto, que hoy viene otra noticia de otro tipo del que yo ya había dicho también que no era agua clara y parece que el tiempo me da la razón...no digo más,
 ¡no entiendo como no me han contratado ya!


La realidad se ha conjurado a mi favor:
Hoy dice el periódico que el gobierno griego se está planteando contratar mujeres, amas de casa y jubilados, como comandos en "misión especial no permanente", para espiar que se cumplan las leyes y la gente pague el IVA allá donde más se defrauda...
...aunque ahí discrepo, que donde más se defrauda, es en las altas esferas de las grandes empresas y en los enmoquetados despachos de ilustres abogados...
...pero está bien que este Varoufakis haya, por fin, identificado al grupo más trabajador, rentable, y dispuesto a todo de esta sociedad: 
las madres y los jubilados.
Mira, ya tengo otro sitio donde mandar mi currículum.

jueves, 9 de octubre de 2014

Para no levantarse

Aunque sinceramente lo que más me indigna del conportamiento de estos políticos impresentables que tenemos es que al parecer nos toman por idiotas, tengo que reconocer que bastante idiotas ya lo somos, pues sino no estarían ahí donde los hemos puesto y , sobretodo no seguirían cagandola una y otra vez sin que les demos una patada.
Con lo del ébola ya es que nos hemos cubierto de gloria,-eso si, al menos se ha dejado de hablar de la consulta catalana, lo que es muy de agradecer porque ya era muy cansino el tratamiento general del tema...

Y es que no se quien parece más tonto, la ministra,-a esa mujer le falta un hervor, da hasta pena su segunda a la que va traspasando todos los marrones y a la que cada vez le salen mas sarpullidos y manchas en la cara- , el consejero de sanidad de Madrid, un imbécil, echándole toda la culpa a la pobre auxiliar enferma y llamándole mentirosa, o diciendo que al médico que se ha quejado de la largura de las mangas, "lo que le pasa es que es demasiado alto", ¿ein?, para luego añadir que el "no tiene problema en dimitir porque ya viene comido de casa, que tiene la vida solucionada vaya", no sabemos si con una tarjeta black o similar..., y luego viene nuestro gran Mariano y para rematar, nos ha comunicado que sus colegas de Bruselas han dicho que "lo estamos haciendo fenomenal" con respecto a la enfermedad.
Pues menos mal que lo estamos haciendo bien, da miedo pensar si lo estuviésemos haciendo mal...

Y esos ciudadanos "provida-animal" llamando "asesinos" a los veterinarios que iban a solucionar el tema del perro, tampoco eran para tirar cohetes, la verdad, me temo que se hubieran comportado igual en el caso contrario, o sea, si se hubiera dejado vivir al perro.
Y para colmo, los medios, la prensa, las televisiones, son muy impresentables, regodeandose en el tema con la excusa de la información pero con muy poco rigor en el tratamiento de la noticia.
¡Si no hacen más que asustar a la gente que no lo estaba!
Encima es que les ha faltado decirnos la talla de sujetador de esa pobre chica...¿dónde está el derecho a la intimidad de una persona?
 
En fin, que está el día para no levantarse...

martes, 9 de septiembre de 2014

Implicarse o no



Que lleve mas de un año sin escribir no quiere decir que esté muerta, haya hecho una promesa o tenga algún impedimento para hacerlo; en realidad, nada me impide escribir, solamente la pereza, el "ya escribiré mañana", "lo haré cuando llegue el invierno", "quiero cambiar el formato del blog", incluso la excusa de que "ya los blogs están obsoletos y que lo moderno es el tuit u otra cosa de la que aún no me he enterado".
Eso es todo.

Oenegé Cargol

Tengo una perra muy joven que se llama Txakurra que quiere decir perro/a en vasco, un nombre demasiado largo para un perro, pero un homenaje a mis orígenes y a otro perro de un familiar muy querido.
Txakurra me tiene muy entretenida ya que tiene grandes dosis de energía que gastar en largos paseos de mañana y  tarde, a pesar de tener un precioso jardín para ella sola.
Pues no, he tenido que buscarme amigos con perro para que ella juegue, corra y me deje el resto del día hacer algo, sin traerme cada dos minutos la pelotita, un palito, o lo que sea que encuentre por ahí.
En fin que es una pelmaza muy divertida.

El paseo de la mañana los damos junto con C, una señora estupenda que hace unos años decidió dejar la ciudad e instalarse aquí, con la que hemos hecho muy buenas migas.
C tiene una perra buenísima, muy tranquila y mucho mas civilizada que Txakurra, y que pasa absolutamente de la mía, aunque pienso que en el fondo son algo así como amigas.
En realidad creo que con C tenemos una relación bastante parecida: ella se hace un poco la distante pero seguramente le caigo bien y somos algo así como amigas.
C ya paseaba con E, un señor del pueblo de al lado que tiene una perra tipo mastín, enorme, que es otra buenaza y algo más juguetona que la de C, cosa que Txakurra agradece mucho y yo también.
E tiene 80 años y aunque está supuestamente jubilado, no ha dejado nunca de cuidar huertos, jardines y lo que haga falta arreglar. Es un fenómeno de vitalidad y además encantador. Se sabe el nombre, (local), de todas las plantas, conoce las huellas y el rastro de los animales, el canto de todos los pájaros, que es lo que han hecho en tal o cual campo, donde hay un sitio con orquídeas que no sabe nadie..., en fin, es un pozo de sabiduría, una gozada de hombre y una persona muy divertida.
Estos dos, cada mañana mientras pasean, -hay que decir que salimos entre 7 y 8 según la época del año-, se han montado una actividad frenética a la que yo he bautizado como la "Oenegé Cargol", que consiste en apartar de los caminos o pistas de tierra por las que paseamos, -vamos variando-, todos los caracoles que encuentran. Básicamente lo hacen para que no les atropelle un tractor, un ciclista u otro vehículo o similar, o bien, no los cojan los que buscan caracoles para comérselos.  Como al parecer se les acaba la baba en medio del camino, se quedan mucho tiempo quietos hasta que fabrican más, y las probabilidades de morir antes de hora se multiplican.
Es agotador.
Yo he intentado no implicarme en el tema, pero es muy difícil porque ambos tienen diferentes métodos de salvación y ha llegado un momento que sin quererlo, siento que no puedo pasar sin opinar del tema.

C, más sensata, coge los caracoles y los deposita en las hierbas de al lado del camino, y eso para los caracoles pienso que no es muy traumático, pero E, mucho mas gamberro, les da un golpe con el bastón como si fuera un palo de golf y los manda volando a un campo de maíz, a las cañas del río, o ni se sabe...
Yo no puedo dejar de imaginarme a los pobres bichos aterrados y sin saber qué les pasa, cuando de repente, entran volando en una alocada órbita y caen en un mundo hostil y desconocido, cuando ellos lo que querían era ir al otro lado del camino.
En realidad pienso que el uno y la otra, con muy buena fe, eso si, están modificando sin encomendarse a nadie, el destino de los caracoles que seguramente era morir atropellados o cocinados a la "llauna"  tan ricamente, e incluso he intentado explicarles un cuento de Ray Bradbury que leí en mi juventud y me impresionó mucho,-parece, ya que aún lo recuerdo-, en que unos tipos viajaban de turistas al pasado por una especie de pasarela, y por no seguir las detalladas instrucciones que previamente les habían dado, modificaban levemente el presente,-poco-, pero lo suficiente para que, al volver, los humanos, por ejemplo, -ya no recuerdo bien-, tuvieran 3 ojos o una cabeza en forma de zapato.
En fin que estos dos, no me hacen caso, y ves a saber tú, como estarán modificando ese futuro en el que mi  nieto va a vivir.
En fin, qué estrés.

Yo al menos les haría dos preguntas a los caracoles:
¿Quiere usted que le depositen en la hierba del lado opuesto del camino o en otro lugar no determinado?
Según contesten SI o NO, la segunda pregunta sería:
¿En caso afirmativo, prefiere usted que sea depositado suavemente o bien que le den impulso rápido y algo traumático con un bastón o similar?

martes, 23 de abril de 2013

Feliz San Jordi

Se me resiste el tamaño, no cabe, pero lo pongo igual


viernes, 19 de abril de 2013

Uniformes

No tengo tiempo para escribir y casi casi ni para pensar, ya os explicaré dentro de nada el porqué, pero de vez en cuando, -para desengrasar-, me paseo por el facebook del que dije hace tiempo que me iba a borrar.
Y lo haré, seguro, pero no ahora.
En este momento crucial de mi vida no tengo tiempo para algo tan complicado.
Me lo miro porque soy una cotilla (curiosa, diría yo) por naturaleza y así me entero de lo que hacen gente como, por ejemplo, mis hijas, ya que increíblemente y sin ser premeditado todas sus amigas son amigas mías de facebook, cosa totalmente antinatural.
De hecho estoy segura (y me parece bien) que mis minipombolitas me tiene vetada en sus preferencias, que se puede.
El caso es que hace días que en la barra lateral derecha, la de los anuncios, viene uno con una foto de un tiarrón (va cambiando, no siempre es el mismo) que dice: "Ponga un poli fiel en su vida", "¿Qué tal un policía fiel?, "Conoce un policía: busca fieles policías en tu zona que buscan una segunda oportunidad"...en fin, va variando el texto, pero siempre son policías y además fieles..., fieles a no se sabe qué o quién o es que lo llevan ya como virtud asociada: policía = fiel.
No sé yo...
El otro día caí en la tentación de clicar al hombre fiel( no tengo ningún interés en la policía ni en los policías sino que lo considero trabajo de campo) y me salió una página rarísima y todo seguido, sin hacer nada, una más rara aún; para mi que no son policías fieles, sino delincuentes promiscuos...salí pitando de allá pero me temo que ya deben de tener hasta mi código de barras.
Y además como ya he entrado una vez, ahora me salen de continuo, porque ésto, ha decidido que me van los uniformes...¡qué horror!
Si en vez de policías fueran bomberos, no te digo yo...