domingo, 12 de febrero de 2017

Patria, otra lectura




Hace mucho que no escribo, pero ya ando con ganas de hacerlo, y que mejor excusa que empezar de nuevo comentando la novela de la que todo el mundo habla, "Patria" de Fernando Aramburu mi paisano.
He leído la novela y también creo que he leído todo o casi todo de lo que de ella se ha escrito. El caso es que esperaba leer alguna opinión  coincidente con la mía, pero como no ha sido así, aquí está.

Patria me ha gustado mucho, es muy amena a pesar del tema y está muy bien escrita.
Aramburu me gusta, aunque no siempre; su "Viajando con Clara por Alemania" aun me hace reír al recordarla, pero alguna otra novela suya me aburrió un poco.
Es muy buen escritor con un sentido del humor algo negro, con el que conecto mucho.

Patria habla de terrorismo, de los años negros del terrorismo etarra, pero aunque suene aventurado, creo que en ella el terrorismo es una anécdota horripilante, pero es la consecuencia de una época anterior terrible para muchos.

En cambio para mi, Patria de lo que habla es de nosotros, de los vascos, de como somos, de como nos relacionamos, hombres con mujeres, padres con hijos, vecinos con vecinos.
Habla de como educamos a nuestros hijos, como manifestamos nuestros sentimientos con los de al lado, con los de afuera, la manera peculiar que tenemos de estar en el mundo.
Patria habla de como son los mios, de mis padres, de mis tíos, de como eran mis abuelos y los abuelos de sus abuelos, de como es seguramente Aramburu, su familia, sus vecinos, de como soy yo.
De donde venimos.
Esas familias tan disfuncionales y tan normales somos nosotros.
Esas dos madres de Patria, son dos caras de la misma moneda, mujeres buenas, si, muy buenas, pero mandonas, pesadas, bastante absurdas y, muy a menudo, particularmente intransigentes.
Esas mujeres fuertes, algo castradoras, son las nuestras.
Todas las mujeres de mi familia están de algún modo representadas en ellas.
Yo las veo, yo me veo.
Esos padres de Patria, buenazos si, pero calzonazos en casa, "fugitivos", siempre huyendo en la bicicleta, en el trabajo, o en la huerta, con los puerros; siempre esquivando el conflicto con la mujer.
Esos hombres buenos, débiles, algo ausentes, son los nuestros.
Yo los veo, yo me veo.

Esos hijos tan normales y tan raros, amedrentados, cobardicas, buena gente, somos nosotros.

Los hijos de unos, un chico bastante corriente pero emocionalmente algo rarito y una chica bastante insustancial y, como su padre, algo fugitiva.
Y qué decir de los chicos de los vecinos, -para escribir otro libro-, pero éste, una tesis doctoral:
El mayor, el etarra, un insustancial, que en el mejor de los casos se podía haber dedicado a cualquier deporte algo violento y en el peor a consumir y trapichear con drogas.
¡Pues no va el subnormal y se mete a quemar autobuses!, y esa madre, que en vez de darle dos tortas, parece que se siente realizada por fin, con un macho con pelotas en su vida; uno que no planta puerros, sino que pone bombas.
¡Caramba, que dañinos son a veces los padres...!
 Y los otros dos hijos, un pobre intelectual despreciado por blandengue y una hija, -la más normal de toda la familia-, castigada por el autor con una enfermedad fatal y paralizante. ¿Porqué? pobrecita, para una normal que teniamos...
En fin, un panorama, como diría mi abuela: horroroso.
Esa es una tragedia griega/vasca
Un cuento cruel sobre unas familias como las nuestras.
Una buena novela que nos explica lo que no queríamos saber sobre nosotros mismos.


Para completar el panorama, os recomiendo tambien leer, "La hora de despertarnos juntos" de Kirmen Uribe.
Muy entretenida e interesante.
Es como volver a oir a mi abuela y a sus hermanas hablar sobre algo o alguien que no conozco pero que me gustaría conocer y una vez más comprobar como van pasando de una manera deslabazada y algo insustancial pero muy graciosa, de una historia a otra, de un personaje a otro, dejandote siempre con las ganas de saber mas.

Muy recomendable también "Bilbao-New York -Bilbao" del mismo autor.




4 comentarios:

  1. Me alegro de verte otra vez por aquí. Como no hay tiempo para todo, muchas obras nos pasan desapercibidas. Así que se agradecen comentarios como el tuyo que nos acercan tanto a la parte literaria como a la emocional. La tendré en cuenta. Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enric, la verdad es que echo mucho de menos escribir y voy a intentar a partir de ahora, hacerlo mas a menudo. Un beso

      Eliminar
  2. Hola de nuevo! me ha alegrado reencontrarte. Ya me había mirado Patria con buenos ojos pero no me había decidido, creo que ahora caerá! Tengo un amigo vasco pero conozco poco la sociedad vasca.
    Cómo era... Musu bat!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo lo recomiendo mucho y me indigna algún comentario que he visto por ahí escrito, tachandolo de "antinacionalista" o cosas similares. En realidad creo que el autor, aunque se nota que lo ha vivido de cerca, creo que procura ser bastante objetivo. Evidentemente cada uno hace su lectura, como yo he hecho la mía

      Eliminar