jueves, 26 de noviembre de 2009

De prima en prima...



Bruselas y el "Low cost"

Pesco una oferta de billetes por 1 euro y , rapida que soy, pienso:-¿dónde tengo una prima para visitar?... pues en Bruselas tengo una muy simpática; rapidamente le pregunto por mail, cómo le van las fechas y me dice que muy bien....
Comprar el billete parece fácil pero hay que ir sorteando diferentes trampas que te ponen, Ryanair en este caso, para no pasar de 1 euro a 79. Una que ya tiene algo de experiencia no se deja engañar y consigue llegar hasta el final,-con varias crisis -, sin que me cueste ni un céntimo de más, y cuando ya he hecho la compra y me la han confirmado, increiblemente estos capullos han conseguido colarme 10 euros de no se sabe- ni consigo averiguarlo, aunque me esfuerce-, de incremento.
En fin, 1 euro de ida+1 de vuelta+ 10 de no se sabe que= 12 euros.
Tengo que contar 20 más de ida y vuelta en autocar a Reus, con lo que el viaje se me pone en 32... ya que a Bruselas nos vienen a buscar al aeropuerto, sigue siendo barato, por lo que estoy encantada....
En el aeropuerto, una vez superada,-con cierta violencia-, la prueba de meter la maleta en un artilugio que se han inventado para, si no cabe, hacerte facturar y cobrarte una pasta....y conseguir efectivamente meterla; subir al avión después de hacerte andando media pista; incrustarte en un asiento tamaño parvulario; sufrir los numerosos intentos de venta, rifa y demás que se han inventado para sacar beneficios; aterrizar con tararís festivos, porque otra vez hemos conseguido llegar antes de tiempo al destino ( sólo hay que poner hora falsa de llegada ¿no?), pues como que se te olvidan todos los inconvenientes... y es de noche, pero Bruselas luce un cielo estrellado, una temperatura muy suave y la bienvenida es muy cálida...
Y es una ciudad muy bonita con una arquitectura fantástica y muy bien conservada, por lo que es un placer deambular sin prisas y sin objetivo por sus calles...coger un tranvia sin rumbo fijo, por el mero placer de mirar....,meterse en un café,-son preciosos-, ver los escaparates de las chocolaterías, una maravilla, curiosear en los anticuarios, comprarse algo totalmente inutil en un mercadillo, comerse unos gaufres buenísimos, ver alguna exposición, -preciosa la de Sanghai Modern 1900-1949-, con unos carteles de colorines maravillosos...
En fin, disfrutar sobre todo de la compañía...y compartir el viaje.
Totalmente recomendable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada